Crujientes bruschettas con tomate y albahaca

Cuando el termómetro marca los 100°F, veo tomates: cereza, manzanos, perita, perlitas, romanos. Carnosos tomates madurados en la mata. Sabrosos y coloridos tomates bendecidos por las cálidas temperaturas del soleado Sur de California.
Comenzamos a tomarnos en serio lo de cultivar nuestros propios tomates, hace un par de años. Estaba yo preparando mi pasta al filetto di pomodoro y los tomates eran tan hermosos como insípidos. Comenté algo al respecto y cuando vino el tiempo de sembrar, preparamos  los semilleros.
El año pasado la huerta nos dio entre 25 y 30 kilos y hace una semana hice pizza casera con el último envase de salsa que tenía en el congelador desde el verano de 2009. Este año sembramos una docena de matas y por primera vez voy a preservar mis tomates en frascos al vacío como mandan los italianos.
Pronto estaré haciendo gazpacho, mi salsa de tomate básica, sopa de tomate con arroz y pare usted de contar. Pero hoy no me pude resistir y preparé mis bruschettas con tomate y albahaca, tal como me las enseñó a hacer mi mamá.
Son la entrada perfecta y también las sirvo como entremés y hasta como merienda: tan simples y fáciles de hacer, como coloridas, fragantes y deliciosas. El tomate y la albahaca son el par perfecto. Pero si además tienen su toque de ajo y los sirves sobre crujiente pan francés, con un brochazo de aceite de oliva ¿qué puede ser mejor?
Bruschettas con tomate y albahaca | Ingredientes para 6 porciones
1-2 baguettes (pan canilla, como le decimos los caraqueños) cortadas en rebanadas de 1 cm de ancho (mejor si el pan tiene ya un par de días)
2 dientes de ajo enteros
Aceite de oliva extra virgen
2-3 tazas de tomate cortado en cubitos
1-1 ½ taza de hojas de albahaca frescas cortadas
Sal marina gruesa (opcional)
Queso parmesano (usé parmigiano reggiano)
Mis primeros dos tomates manzanos de este año
En un bowl combina los tomates y la albahaca y déjalos marinarse hasta que sea el momento de preparar y servir las bruschettas. No uso sal porque el parmigiano tiene suficiente sabor. Frota el pan con el ajo y con una brocha ponle un poquito de aceite de oliva. En una bandeja, lleva el pan a un horno pre calentado a 275°F por 12-15 minutes. Esto va a permitir que el aceite le saque el sabor al ajo y que el pan se tueste un poquito. Cuando el pan esté ligeramente dorado, apaga el horno y retira la bandeja. Deja enfriar. Prepara las brusquettas justo antes de servir para evitar que el pan absorba el líquido del tomate y deje de estar crujiente. Corona con un poquito de parmigiano.
Todo es según el color del cristal con que se mira
Para imprimir la receta haz clic aquí.

Etiquetas: , , ,