Torta de jengibre por partida doble para Halloween

A veces me encuentro disfrutando en secreto de un pedacito de jengibre cristalizado. El sabor me trae recuerdos de los casi tres años en los que, de cinco a seis veces por semana, estuve subiendo El Ávila en Caracas, antes del amanecer. Cuando llegábamos al guardabosque de Sabas Nieves, el premio era, invariablemente, un caramelo de jengibre que mi buen amigo y mentor, Luis Vezga-Godoy, solía comprar en el mercado de los chinos en El Bosque.

Ahora que tengo mi familia, la verdad es que, sin excepción, a todos nos encanta el jengibre. Nos gustan las galletas de jengibre, el pan de jengibre, los hombrecitos de jengibre y la torta de jengibre también. Cocino con jengibre fresco, en polvo y cristalizado y cuando horneo cualquiera de esas delicias, la casa huele a gloria y mis hijos hacen chupetas de las espátulas para no desperdiciar ni un poquito de la mezcla, porque, la verdad sea dicha, el jengibre es una de nuestras especias favoritas.
Tomás Eugenio
La receta de hoy es una torta de jengibre doble porque lleva jengibre fresco rallado y jengibre cristalizado. Para acompañar una taza de té o café es perfecta, lo mismo si se sirve como postre. Recién salida del horno, cuando todavía está tibia, se le puede poner un jarabe ligero a base de ron y si se guarda tapada por un día, la espera será compensada por un bizcocho húmedo y de sabor excepcional. Este no fue el caso de la torta que aparece en la fotos y ya les voy a explicar por qué.
Para tener una superficie plana y dura donde poner el esténcil y lograr el efecto de Halloween, y que los niños se divirtieran con las arañas y con las letras tipo epitafio, dejé el bizcocho 15 minutos adicionales en el horno, suficiente para que tuviera una costra gruesa.
Como la mezcla casi dobla su altura en el horno y crece como un domo perfecto, después de dejar la torta enfriar completamente, con un cuchillo de cortar pan quité el exceso de manera de que quedara plana. La volteé sobre la bandeja de servir con su blonda, puse el esténcil, espolvoreé el azúcar pulverizado et voila: la torta de jengibre se transformó en un bizcocho de Halloween!
Esta receta, como tantas otras de cocina americana gourmet, la encontré en la página web de Williams Sonoma. El esténcil es de Martha Stewart. Como Halloween es una noche y mi pasión por el jengibre es de todo el año, esta receta es para el bizcocho de jengibre regular (no sobre horneado).
Torta de jengibre | Ingredientes para 12-14 porciones
3 tazas de harina de trigo para todo uso
2 cucharadas de polvo de hornear
½ cucharadita de sal
¼ de cucharadita de nuez moscada recién rallada
¼ de cucharada de canela molida
¼ de cucharada del clavos molidos
16 cucharadas de mantequilla sin sal
1 ½ tazas de azúcar
4 huevos
1 cucharadita de jengibre fresco rallado
2 cucharaditas de ralladura de corteza de limón
1 cucharadita de extracto de vainilla
1 taza de leche
1 taza de jengibre cristalizado finamente cortado y mezclado con una cucharada de harina
Ten todos los ingredientes a temperatura ambiente. Precalienta el horno a 350°F. Enmantequilla y enharina un molde para hornear tortas. En un tazón mezcla la harina, el polvo de hornear y las especias y reserva. En otro tazón, con un batidor eléctrico a baja velocidad, bate la mantequilla por un minuto. Agrega el azúcar, aumenta la velocidad y continua batiendo por 3-4 minutos. Agrega los huevos uno a la vez y bátelos por un minuto cada uno, hasta que esté todo bien mezclado. Agrega el jengibre fresco, la ralladura de limón y la vainilla. Reduce la velocidad y agrega la harina y la leche alternando, comenzando y terminando con la harina. Con una espátula y en forma envolvente incorpora el jengibre cristalizado.

Pon la mezcla en el molde y hornea por una hora o hasta que al introducir un palillo salga limpio. Transfiere el molde a una rejilla y deja enfriar por 10 minutos. Desmolda y con una brocha aplica generosamente el glaseado. Guarda tapada por un día. Espolvorea con azúcar pulverizado antes de servir.
Ingredientes para el glaceado de ron
1 taza de azúcar
½ taza de agua
1 cucharada de ron
Azúcar pulverizada

En una olla pequeña a fuego lento, combina el azúcar y el agua y el ron por 10 minutos, hasta que el azúcar se haya disuelto. Retira del fuego y agrega el ron.

Para imprimir la receta haz clic aquí.

Etiquetas: , ,