Crujientes tomates verdes fritos

La primera vez que supe sobre los tomates verdes fritos fue cuando vi la película homónima de Jon Avnet. Había comido ensalada de tomates de verdes, pero no sabía que los tomates verdes se freían, así que me entró la curiosidad. Habiéndome declarado una snob del tomate, que espera que los tomates se maduren en la mata para comerlos cuando están en el pico de la perfección, nunca tuve un tomate verde disponible.
Era casi la cuarta semana de noviembre y tres de las matas de tomate que plantamos en primavera todavía estaban cargadas, pero como necesitábamos espacio para la huerta de invierno, decidimos cosecharlas y descartarlas (afortunadamente, además, porque ya tuvimos la primera helada).
Así que finalmente pude tener una cantidad respetable de tomates verdes y decidí freírlos. Busqué en internet y no me creerán la cantidad de recetas que encontré. Teniendo una idea vaga del método, rebané mis tomates, los cubrí con harina de trigo, los pasé por huevo y leche, luego los cubrí con una mezcla de harina de maíz y pan rallado y finalmente los freí.
¡Qué delicia de bocado! ¡Qué agradable sorpresa la humedad y la acidez del tomate escondida en esa cubierta crujiente! Hasta ahora lo único que sé es que la receta es un clásico de la cocina estadounidense del Sur. Todavía no se cómo suelen comerse o con qué es bueno acompañarlos. Solo sé que son deliciosos y por eso quise compartirlos.
Tomates verdes fritos | Ingredientes para 6 porciones
4 tomates verdes grandes
1 taza de harina todo uso
2 huevos ligeramente batidos
½ taza de leche
½ taza de harina de maíz (cornmeal)
½ taza de pan rallado
Sal marina gruesa
Pimienta negra recién molida
Aceite vegetal suficiente para freír los tomates
En un tazón combina los huevos y la leche. Pon la harina en un plato. En otro plato combina la harina de maíz con el pan rallado, y sal y pimienta al gusto. En un sartén grande pon el aceite a fuego mediano. Rebana los tomates (½ pulgada, un poquito más de un centímetro). Pasa los tomates por la harina, sumérgelos en la mezcla de huevo y leche, y pásalo por la mezcla de harina de maíz y pan rallado. Fríelos hasta que estén dorados, voltéalos y continúa friendo hasta que estén bien dorados por ambos lados. Ponlos en papel absorbente.

Para imprimir la receta haz clic aquí.


Etiquetas: , ,