1, 2, 3 tiritas de piel de naranja confitadas!

Las tiritas de piel de naranja cubiertas de azúcar son el adorno perfecto para un postre. Están hechas para contrastar con las texturas y sabores del postre y hacerlo aún más tentador.
Me encanta su sabor cítrico, su color amarillo brillante y también que son crujienticas. Es como comerse un pedacito de sol (en este caso del Sur de California) y además son muy fáciles de hacer.
El primer paso es preparar la piel de la naranja: lavar la fruta y pelarla con un pelador de verduras, teniendo cuidado de que no tenga nada de parte blanca, y luego cortarlas en tiritas de 3 mm de ancho.
El siguiente paso es cocinar las cáscaras en un jarabe de azúcar ligero y escurrirlas. Por último, las tiritas se recubren con azúcar y se dejan secar. Se pueden guardar en un recipiente hermético y pueden conservarse refrigeradas por varios meses.
Tiritas de piel de naranja confitadas | Ingredientes
La cáscara de una naranja, cortada tiritas de 3 mm de ancho
1 taza de agua
1 taza de azúcar súper fina

En una olla pequeña pon el agua a fuego mediano y añade la mitad del azúcar. Hierve por 6 minutos para hacer un almíbar ligero. Añade las tiritas de piel de naranja y cocina a fuego lento durante 5 minutos. Apaga el fuego. Con la ayuda de un tenedor de dos puntas, retira las tiritas de la olla y déjalas enfriar en un plato. En otro plato, pon el resto de la azúcar y cubre las tiritas. Extiende las tiritas sobre papel encerado o pergamino y déjalas secar por 30-45 minutos. Guarda en un frasco hermético en el refrigerador.
Para imprimir la receta haz clic aquí.

Etiquetas: ,