Pasta con pesto de rúcula y nueces

Desde que empecé con Savoir Fair, no deja de asombrarme lo mucho que quiero a cocinar. Quisiera días de 48 horas para poder cocinar y escribir sobre todo lo que se me ocurre cada día.

Para muestra este pesto de rúcula y nueces. En octubre pasado, plantamos las semillas de mi verdura favorita y desde hace dos semansa me hago mi ensalada diaria. Hasta que vino David Lebovitz y publicó su pesto de diente de león y de repente sentí la "urgencia" de hacer un pesto de rúcula, en lugar de albahaca, y nueces, en lugar de piñones.
Tengo un romance con los sabores agrios, amargos y fuertes. Vamos a decir que me encanta el carácter de esos sabores. Esta es la razón por la que rúculas y berros son mis verduras favoritas. Pero jamás me imaginé majando rúculas para hacer pesto (hasta que le leí la nota de David).
Como las rúculas de mi huerta están creciendo desaforadamente, hice este pesto dos días seguidos. La primera vez, para probar. La segunda, para corregir algunas proporciones y presentarle a mi familia mi nueva creación. Éxito total. Ahora tengo a Andrés Ignacio y Tomás Eugenio comiendo rúculas ¿No les parece genial?
La rúcula, como es sabido, puede ser un poquito astringente. Eso se compensa con el sabor a nuez de las nueces tostadas. El ajo se saltea para que proporcione un sabor suave. Me encanta el ajo, pero no quería que este fuera un pesto de ajo, sino con suave sabor y perfume de ajo.
Este pesto se puede comer con pan tostado o fresco, o con pasta, como hice yo.
La pasta se puede servir caliente, tibia o fría. Más buenas noticias: todo el proceso de hacer el pesto y cocinar la pasta me llevó sólo 12 minutos!
Pasta con pesto de rúcula y nueces | Ingredientes para 6 porciones
1 paquete de pasta corta
4 tazas de hojas de rúcula
8 dientes de ajo aplastados con la hoja de un cuchillo
¾ de taza de nueces en mitades
½ taza de aceite de oliva extra virgen
Sal marina gruesa
¼ de taza de queso parmesano rallado (usé Grana Padano)

Pon el agua para la pasta a hervir. Añade unas gotas del aceite de oliva en una sartén a fuego medio y saltea los ajos hasta que se doren un poco, 2-3 minutos. Reserva. En la misma sartén, cocina las nueces hasta que estén fragantes, 2-3 minutos. Mientras tanto, cocina la pasta. Una vez al dente, cuela la pasta y detén la cocción dejando correr un poco de agua fría. Escurre bien. En un procesador de alimentos, procesa la rúcula, nueces, ajo, y sal al gusto. Mientras el procesador está encendido ve agregando aceite de oliva para que se emulsione. Vierte el pesto en un bol, añade el queso y mezcla bien. Es posible que necesites añadir un poco más aceite de oliva.

Para imprimir la receta haz clic aquí.
Flores de rúcula en mi huerta.

Etiquetas: , , , , ,