Territorio mojito

Menta común (Mentha apicata)
Les presento mi “territorio mojito”. Así lo llamamos porque aquí cultivamos cinco variedades de menta que usamos para hacer el clásico mojito o los coloridos de durazno o de arándanos y lavanda. También cultivamos cinco variedades de albahaca, que usamos como ingrediente para mojitos de vanguardia como el de fresa o mango —y, por supuesto, para hacer pestos, salsas y todo tipo de platos también!
Yerbabuena (Mentha cv)
Menta naranja (Mentha piperita var. citrata)
Para ser franca, hablar de “territorio mojito” es una exageración. En realidad de lo que se trata es de un jardín de hierbas. Allí crecen el orégano, romero, estragón, ciboulette, la stevia, la salvia, y dos variedades de cada una de las siguientes hierbas: lavanda, tomillo y perejil.
Menta pimienta (Mentha piperita)
Menta manzana (Mentha suaveolens)
Las hierbas las uso para hacer jarabes como el de menta, de romero y tomillo, o de lavanda, que son todos ingredientes para mezclar cocteles. Pero, la verdad sea dicha, en su mayoría las uso para cocinar lo que nos comemos a diario. Me gusta llamar mi jardín de hierbas “territorio mojito” porque soy una snob de los mojitos confesa y también porque me gusta como suena la expresión.
Tomillo inglés (Thymus vulgaris)
Tomillo francés (Thymus vulgaris)
El tal jardín de hierbas ha seguido creciendo. No sólo porque nos encantan las hierbas frescas. También porque al principio cometimos un error. Sembramos la menta con el resto de las hierbas. Y la menta, en cualquiera de sus variedades, es lo que yo llamo una hierba "invasora-posesiva". Se extiende por todas partes y se apropia de lo que encuentre en su camino. La siembras en el suelo y acaba con la grama. 
Perejil italiano (Petroselinum crispum)
Perejil  risado (Petroselinum crispum)
Así que si van a sembrar menta, hay que tener cuidado porque regresa a donde la tenías sembrada aún después de tirarla a la basura. 
Romero (Rosemarinus officinalis)

Estragón de Texas (Tagetes lucida)
Habiéndose apoderado de ambos cajones, aprendimos la lección y ahora mantenemos las mentas confinadas en materos en las ventanas de la cocina y el comedor. Porque nos encantan los mojitos, los smashes y los julepes, este año nos decidimos a experimentar con nuevas variedades.
Albahaca picante (Ocimum basicilcum minumum)
Albahaca miniatura (Ocimum basilicum)
El año pasado, cuando descubrimos el mojito de albahaca y fresa decidimos plantar más albahaca, una hierba sin la que no puedo vivir: convierte un trago en una experiencia memorable y más importante aún: es un ingrediente esencial en la cocina italiana y mediterránea que tanto nos gusta.
Albahaca dulce (Ocimum basilicum)
Albahaca thailandesa (Ocimum basilicum)
Este año, construimos un amplio cajón de madera, con el fondo de malla metálica (para librarnos de los topos), que destinamos a la siembra de albahaca y perejil ya que, aunque el perejil es perenne y tengo matas de hasta cuatro años, siempre es bueno tener un montón, sobre todo si a uno le gusta el tabouleh.


Etiquetas: , ,