Tomates asados

Algunas veces lo mejor es lo que no se planifica. La mayoría de las veces, diría yo.

Para muestra, bastan estos tomates asados. Hermosos. Deliciosos. Capturan el sabor del verano y de mi huerta.
No planifiqué prepararlos.
De hecho, estaba buscando la “fórmula” para hacer tomates secos. Ya nuestra cosecha de tomates va por 250 libras (y las que vienen en camino porque las matas siguen cargadísimas). Así que me tengo que aplicar con la creatividad.
De vuelta a los tomates secos, pensaba en la paradoja de que se secan para despues rehidratarlos hmmmm…
En fin, en medio de mi "tomatemanía", decidí hacer una sopa de tomates asados. Así que los asé, los dejé enfriar completamente y se veían tan buenos que decidí probarlos…  No hubo sopa. Demasiado buenos…
Así que asé 20 libras más y decidí envasarlos...
Creo que serán perfectos con queso de cabra en una bruschetta, o en una tarta de queso de cabra con tomate. Estoy segura de que los untaremos en una tostada o en un crostini y por supuesto los comeremos con pasta porque son absolutamente deliciosos.
Les dejo mi receta. Espero les guste.
Tomates asados| Ingredientes para 2 tazas
8 libras de tomates, sin semillas, cortados a lo largo en 4
10 dientes de ajos finamente rebanados
Aceite de oliva
Sal marina gruesa
Pimienta negra recién molida

Precalienta el horno a 350°F. Cubre cuatro bandejas de hornear con papel de aluminio y con una brocha esparce un poco de aceite de oliva. Dispón los tomates en las bandejas y salpícalos con el ajo. Rocía con aceite de oliva y sazona con sal y pimienta al gusto. Hornea los tomates por una hora. Retira las bandejas del horno y deja enfriar completamente.


Envasado
Una vez que los tomates estén listos, para preservarla hay que ponerlos en frascos esterilizados y asegurarse de que quede espacio libre, alrededor de media pulgada (poco más de un centímetro), en la boca del frasco y de que esta esté perfectamente limpia (cualquier partícula puede interferir con el proceso de sellado). Al tapar los frascos, primero se pone la tapa y luego el aro de rosca.

Llena con agua hasta la mitad la olla donde se van a procesar los frascos. Coloca los frascos en la rejilla especialmente diseñada para ello. Los frascos deben estar cubiertos con por lo menos una pulgada de agua (2,5 cms). Tapa la olla y ponla a fuego medio hasta que hierva. Una vez que el agua comienza a hervir, se cuentan 20 minutos (si los frascos son de 6 onzas).

Una vez que los frascos han sido procesados, se colocan en una toalla de cocina y se dejan reposar hasta que estén totalmente fríos. Las tapas han de hacer un sonido  “pop-up” y verse un poquito cóncavas en el medio. Eso quiere decir que se hizo el vacío y los frascos están sellados. Si alguna tapa no suena y no se ve cóncava, habrá que volver a procesar el frasco o guardarlo refrigerado y consumir su contenido en los próximos días.

Los frascos deben resguardarse de la luz.

Para imprimir la receta haz clic aquí.

Etiquetas: , ,