Más saludable imposible: Avena con especias, fresas y jarabe de arce

Esta no es una resolución de año nuevo. Por el contrario, es uno de los desayunos más frecuentes en mi casa de lunes a viernes.

Crecí creyendo que la avena tenía poderes mágicos. Había una historia con mi abuelo paterno y una convalescencia en la que se desayunaba con avena y sanó completamente en tiempo récord, todo gracias a a la avena...
Además, nada conforta más que una “avenita” (cuando uno habla español de Venezuela todo es chiquitico, en diminutivo y cuchi) en la casa, después de despachar a los niños para la escuela.
Lo que hace a esta "avenita" tan deliciosa es lo que la acompaña. A veces son fresas frescas (mis favoritas) o arándanos azules o, mejor aún, una combinación de frutillas frescas. Otras veces son uvas pasas y manzanas. O arándanos secos y cambures (bananas) frescos.
Para realzar el sabor de la avena y de la fruta, le pongo una pizca de sal. Para endulzar nada como el jarabe de arce (maple syrup) y créanme: no hay mejor manera de comenzar el día!
Avena con especias, fresas y jarabe de arce| Ingredientes para dos porciones
3 tazas de agua
1 cucharadita de extracto de vainilla
¼ de cucharadita de canela molida
1 pisca de nuez moscada recién molida
4-5 cucharaditas de Splenda (o de azúcar)
1 pisca de sal marina gruesa
1 ½ taza de hojuelas de avena
1 taza de fresas rebanadas
¼ de taza de jarabe de arce

En una olla pon el agua a hervir a fuego mediano. Agrega todos los ingredientes menos las fresas y el jarabe de arce. Hierve por 5 minutos y revuelve constantemente. Retira del fuego y deja reposar por 1-2 minutos.  Sirve con las fresas y baña con el jarabe de arce.

Para imprimir la receta haz clic aquí.

Etiquetas: ,