Valor para qué te tengo (o lo que es lo mismo: Florida, allá voy)

"El valor, al parecer, no es otra cosa que el poder de vencer el peligro, la desgracia, el miedo, la injusticia, sin dejar de afirmar que la vida, aún con todas sus tristezas, es buena; que todo tiene un significado y un sentido, aunque a veces ese significado esté más allá de nuestra comprensión; y que, siempre, hay mañana". Esta cita de Dorothy Thompson describe como me siento al abrazar esta nueva aventura que nos llevará del soleado Sur de California al soleado Sur de Florida.
Sí. Nos mudamos. Y en las últimas tres semanas he estado empacando y empacando y empacando. Mi cocina está en cajas de U-Haul. Y extraño mis cuchillos y mi batidora y mi procesador de alimentos Kitchen Aid, mi molinillo de pimienta Peugeot y mis toallas de cocina: planchadas y dobladas a la perfección (y sí, así soy: quien no me conozca, que me compre, no plancho una camisa, pero si pudiera almidonaría mis toallas de lino).
                                                                                                                                                                                        Foto: Vanessa Guillén-Drija
Con fortuna no extrañarán mis recetas porque tengo un montón de fotos listas y mi plan es seguir publicando por lo menos una vez a la semana durante los 25 días que nos faltan para la partida. Sólo necesito tiempo para sentarme a bloggear (créanlo o no, he seguido haciendo mi trabajo como escritora en medio de esta jungla de cajas en que se ha convertido mi casa).
No puedo esperar a instalarme y reencontrarme con tantos de mis afectos que han hecho del Sur de Florida su casa. Cada día dedico por lo menos un par de horas a contactar a mi gente y el feedback y la sensación de que nos están esperando con los brazos abiertos es sobrecogedora, por decir lo menos.  
                                                                                                                                                                                          Foto: Vanessa Guillén-Drija
Vean por ejemplo la belleza de las fotos que acompañan esta nota. Sólo tuve que decirle a mi querida Lyng-Hou Ramírez, periodista y fotógrafa, que necesitaba unas imágenes para ilustrar mi blog y generosamente me dejó escoger todas estas maravillas.
Llamé a Vanessa Guillén-Drija, también periodista y ahora dedicada a capturar la belleza de la cosas más simples con su cámara, y me envió su portafolio para que tuviera de donde elegir. "Glorioso" exclamó mi Tomás cuando vió las playas y los edificios.
Andrés Ignacio (10) y Tomás Eugenio (8) ya están soñando con ir a ver jugar a los NBA Miami Heat. Ya me veo yendo al Marlins Park para ver a los Miami Marlins, cuyo manager es el venezolano y ex grande liga Ozzie Guillén quien, en 2005, estando al frente de los Medias Blancas de Chicago, pasó a la historia de las mayores como el primer manager latino en ganar una serie mundial.
                                                                                                                                                                                        Foto: Vanessa Guillén-Drija
Ya hicimos los arreglos para irnos hasta Orlando con Giselita, mi amiga del alma, para que sus niñas y mis niños pasen parte de las vacaciones de verano juntos, y debo confesar que no me aguanto de solo pensar en ¡todo lo que vamos a gozar!
Desde una perspectiva más personal, como foddie, escritora y ahora fotógrafa, no hago sino pensar en los nuevos colores, la luz, el Atlántico y en vivir cerca de la playa, los nuevos ingredientes, la comida y los lugares a donde iremos a comer. Como en principio no tendré una huerta, sembraré mis hierbas en macetas y exploraré los mercados locales para mantenerme como la locavore en que me convertí durante estos maravillosos años en el Sur de California.
¿Me creen si les digo que no hago sino pensar en todas las cosas que voy a cocinar y sobre las que voy a escribir en Florida? ¿Se imaginan los mojitos y los cocteles tropicales con Ron de Venezuela que voy a mezclar? La vida es bella y como dice Thompson “siempre hay mañana” y se que nos espera un futuro brillante allá abajo.

Para ver el trabajo fotográfico de Lyng-Hou Ramírez en Flickr, haz clic aquí.
Para ver el portafolio de Vanessa Guillén-Drija, visita www.vdimages.com
Para escuchar la música que escuché mientras escribí esta nota, haz clic aquí.

Etiquetas: