Chocolate + Picante = Perfección


Perfección. Esa es la palabra que mejor describe esta obra maestra de Lindt, una de mis marcas de chocolate favoritas.

Ellos, imagino que un ataque de modestia, se conformaron con ponerle una etiqueta en la que se lee “Excelencia”, pero yo creo que de verdad, alcanzaron la Perfección, en mayúscula, con este chocolate oscuro, supremo, con persistentes notas picantes.

A la vista, el brillo es uniforme. Cuando lo tocas, es sedoso pero incluso se puede oír un chasquido al romper un trozo con los dedos. Los aromas de chocolate negro son una invitación a la explosión de sabores que viene después en el paladar ...

Ya en boca, el primer trocito es simplemente el mejor chocolate oscuro, pero cuando se derrite en la lengua, y la dulzura da paso al sabor picante del chile que persiste al final, no hay otra palabra para describir esta experiencia, sino perfección.

Pido disculpas porque no tomé fotos. Y es me comí mi chocolate en un ritual casi secreto, mientras escribía de noche...

Junto con las flores, el chocolate fue un regalo de mi querida Eulimar, quien vino a pasar una tarde en mi cocina. Gracias Euli por el tesoro de tu amistad (y por mi chocolate también)!

¡La vida es bella!

Etiquetas: ,