Adictivas: hojuelas de remolacha horneadas


No hay nada más adictivo que un chip: de papas, de tortillas ¡y aquí entre nos, hasta de Fritos!  No se qué tiene la comida crujiente que es tan divina.
Fíjate en estas hojuelas. Están hechas de remolacha. No tienen ni una gota de aceite, apenas sal y pimienta y son lo máximo. El único fastidio es que son adictivas y para colmo esos círculos púrpura se vuelven un papelito, literalmente hablando, en el horno.
Esta receta la publiqué por primera vez en Mamás Latinas y tiene su truco: la temperatura del horno y el grosor de las rebanadas de remolacha que se pueden quemar, y arruinar, de la nada. Así que hay que estar vigilante. Una vez que le agarras el gusto, no hay nada más fácil. Más saludable imposible.
Hojuelas de remolacha horneadas | Ingredientes para 6 tazas
6 remolachas sin tallo, lavadas y secas
Sal marina gruesa
Pimienta negra recién molida (opcional)

Preparación
Precalienta el horno a 275˚F. Cubre dos o tres bandejas de hornear con papel pergamino.

Con una mandolina, rebana las remolachas finamente.

Dispón las remolachas en las bandejas. Salpimienta al gusto.

Hornea por 35-45 minutos, hasta que los bordes de las hojuelas luzcan secas, teniendo cuidado de hornearlas demás.

Retira del horno y deja que las hojuelas se enfríen totalmente.

Una vez frías, las hojuelas estarán crujientes.

Para imprimir la receta haz clic aquí.


Etiquetas: , ,