Todo lo que puedes hacer para que tus hijos coman más fruta


                                                                                                                                       Foto Jack Neilly
Si para algo ha sido bueno este verano fue para que mis hijos aprendieran a comer mejor. Llevo rato que utilizo las pastas y pizzas como un vehículo para que coman zanahorias, pimentones, tomates, puerros, cebollas, ajos, brócoli, calabacines… claro que soy una maestra porque en la mayoría de los casos ni se enteran de lo que están comiendo. También les hago arroz con salchichas o con langostinos y ahí sí que se comen una huerta completa. Además les preparo calabaza espagueti y fideos de calabacín que se los disfrazo tan bien, pero tan bien disfrazados, que hasta piden más.
Pero confieso que mis dos hijos eran unos huesos duros de roer cuando de frutas se trataba. Los dos se hacían los locos cuando de un durazno o una pera se trataba, así que me tracé un plan que me está dando resultados e incluye: 

1.     Tener a mano frutas frescas para cuando les provoque picar algo: bananas, manzanas, mandarinas, gajos de naranja, uvas sin semilla.
2.     Prepararles por lo menos un batido o licuado de frutas al día. Comencé haciendo las merengadas con helados y en algunos casos con leche condensada. Ahora les hago smothies con yogur natural, mucha fruta fresca y cada vez estoy usando menos azúcar y a cambio más miel y néctar de agave.
3.     Tener siempre en la nevera fruta como patilla (sandía), piña y melón, pelada y cortada en pedazos que ellos pueden manejar. Como todavía no se “arriesgan” a comer ensalada de frutas (sí, lo se, son necios), les voy variando la fruta y si no quieren comérsela al natural sigue leyendo para que veas lo que hago...
4.     Con la misma fruta licuada les hago paletas en vasitos y se siente felices comiéndose sus “heladitos”.
5.     Tener a su alcance uvas pasas, que a veces les mezclo con uvas cubiertas de chocolate.
6.     Hacerles panqueques con fruta fresca. Nuestras favoritos son los panqueques con arándanos (blueberries), bananas y nueces. Pronto publicaré la receta que es una versión mejorada de mis panqueques de arándanos...
7.     Premiarlos de vez en cuando con una extravagancia con frutas: un fondue de chocolate con fresas, kiwi y bananas, por ejemplo, o una gelatina con ensaladita de fruta.
8.     Tener siempre a mano granola con frutos secos como arándanos y duraznos, y con coco rallado, almendras y pasas (atentos porque la receta también viene en camino)
9.     En mi casa se acabó el helado, a menos que vaya acompañado de frutas. A Tomás Eugenio (9) le encanta el banana split que le sirvo con helado de chocolate, vainilla y fresa y le pongo crema batida y hasta una cerecita marrasquino.
10. La crema de coco se ha convertido en una gran aliada: de vez en cuando los premio con una piña colada virgen o con una banana-mango colada y por lo menos a Tomás Eugenio le encantan.

Como ven, todo es cuestión de echar a volar la imaginación. Ahora que están de vuelta en el colegio los dos llevan fruta fresca en la lonchera, algo con lo que no hubiera soñado cuatro meses atrás. 
¿Tus hijos también son mañosos para comer fruta? ¿Tienes algún secreto para que tus hijos coman fruta que quieras compartir aquí? 

Etiquetas: , , ,