“Arroz” chino de quínoa ¡sin arroz!

Sé que me faltaron los palitos chinos. Pero no estaba en mi casa. Me estaba mudando y este plato lo preparé en casa de Nadia.
Esta es una de esas recetas que tenía entre ceja y ceja y cuando la hice por primera vez quedó espectacular.
La hice con lo que teníamos en la nevera, una de esas noches después de ver los partidos del Mundial de Fútbol.
La próxima vez le voy a poner camarones y guisantes.
Lo hice con quínoa cocida en lugar de arroz. Últimamente he estado experimentando con quínoa y los resultados son increíbles: nada aburrido, y en cambio muy rico y variado todo.
En lugar de salsa de soja, usé tamari: una salsa japonesa, que también está hecha de soja, pero sin trigo añadido. La prefiero porque es más densa, más rica y menos salada que la mayoría de las salsas de soja.
Además le puse un poco de sriracha, que es una salsa picante también oriental.
Y se la puse no sólo porque vivo en Miami (dónde todo es especias, fiesta y alboroto), sino también porque estaba cocinando con Andrés, mi amigo mexicano de Guadalajara, en mente. Así que Andrés: esto es contigo.
Ahora que me estoy instalando en mi nueva casa,  nos vamos a divertir cocinando con quínoa, un verdadero súper alimento. Basta con pensar en lo siguiente: 100 gramos de quínoa tienen 15 gramos de fibra y 16 gramos de proteína. Además, la quínoa es tan versátil que mi hijo Andrés Ignacio (12) se la come como si nada. Así que ahora la compro en Costco en un bolsa de cuatro libras que me da para cocinar un montón.
Espero que te guste mi receta.
“Arroz” chino de quínoa | Ingredientes para 6 porciones
1 taza de quínoa
2 tazas de agua
2 cucharadas de aceite de oliva
1 taza de cebolla picadita
4 dientes de ajo, picadito
6-8 cebollines picaditos (la parte blanca y parte de lo verde tierno, más la parte verde arriba que se reserva para adornar)
2 tallos de apio picaditos
3 zanahorias cortadas en cuadritos
1 ½ cucharadas de jengibre fresco, pelado y rallado
6 cucharadas de salsa tamari
1 ½ cucharaditas de salsa picante sriracha
2 huevos batidos
1 taza de brócoli cocido
Sal marina gruesa

Preparación
En una olla con tapa a fuego medio, combina la quínoa con agua y lleva a ebullición. Una vez que hierva, tapa y cocina a fuego lento durante 12 minutos, hasta que la quínoa esté al dente. Destapa y retira del fuego.

Mientras tanto, calienta 2 cucharadas de aceite en una sartén antiadherente y saltea la cebolla, el ajo, el parte blanca y algo de la verde tierna del cebollín, el apio y la zanahoria, por unos 3-4 minutos.

Añade el jengibre y algo de la parte verde del cebollín y saltea por 2 minutos.

Agrega la quínoa y saltea revolviendo por 1 minuto más.  

Añade las salsas tamari y Tabasco.

Haz un hueco en el medio de la quínoa con verduras y vierte los huevos en el medio.

Cocina los huevos revolviendo suavemente. Una vez que los huevos estén cocidos, mézclalos con la quínoa.

Agrega el brócoli y revuelve.

Añade un poco de sal si lo consideras necesario y revuelve. Sirve inmediatamente y espolvorea con lo verde del cebollín.

Para imprimir la receta haz clic aquí.


¿Te gusta la quínoa? ¿Qué te pareció esta receta?

Etiquetas: , ,