Galletas de avena y uvas pasas con chía (de las que se desaparecen del tarro)

El otoño ya está aquí y aquí está mi primera tanda de galletas recién horneadas de la temporada.
Te prometo que no duran en el tarro.
De chuparse los dedos, en cada bocado te encuentras pedacitos que te obligan a masticar… no tan dulces, son sin embargo adictivas…
Me encanta la textura de la avena y el sabor y aroma sutil de la canela.
Son perfectas para que los niños las lleven de merienda a la escuela y también para merendar con un vaso de leche cuando regresan de clases.
También queda una lucidísima cuando las regala…
Adapté la receta de una que encontré en un contenedor de avena Quaker… y sí, a veces lo mejor de la vida lo tenemos ahí mismito y no nos damos cuenta…
Como no tenía huevos a mano, esta vez los sustituí con un gel que hice remojando semillas de chía. Es perfecto y además la chía hace que te encuentres cositas crujientes cuando masticas.
No importa si las haces con huevos o chia, te juro que no hay mejores galletas de avena en el mundo.
Y no lo digo yo: ¡mis dos hijos lo certifican!
Galletas de avena y uvas pasa con chía | Ingredientes para 48 galletas
14 cucharadas de mantequilla
¾ de taza de azúcar morena
½ taza de azúcar
½ taza de gel de semillas de chía (que se prepara remojando 1 parte de chía con 3 partes de agua durante unos 15 minuto) o 2 huevos
1 cucharadita de extracto de vainilla
1 ½ tazas de harina
1 cucharadita de bicarbonato de sodio
1 cucharadita de canela molida
3 tazas de avena
1 taza de uvas pasas

Preparación
Precalienta el horno a 325°F.

En un tazón combina la harina, el bicarbonato de sodio y la canela.

En otro tazón, con la ayuda de una batidora eléctrica, bate la mantequilla, el azúcar morena y el azúcar a velocidad media, hasta que quede cremoso.

Agrega el gel de chía (o los huevos) y la vainilla, y bate bien.

Añade la mezcla de harina con bicarbonato y canela.

Añade la avena y pasas y mezclar bien.

Con una cuchara de servir  helado, coloca la masa sobre una bandeja para hornear sin engrasar, dejando una pulgada de distancia entre una galleta y otra.

Hornea de 12 a 14 minutos o hasta que las galletas estén doradas.

Deja enfriar 1 minuto en la bandeja antes de transferir las galletas a una rejilla de enfriar. Una vez en la rejilla, deja que las galletas se enfríen completamente.

Guarda en un recipiente hermético.
Cuando se trata de galletas, Tomás Eugenio siempre es mi sous chef.
Para imprimir la receta haz clic aquí.


¿Qué te parecieron estas galletas? ¿Cuáles son sus galletas favoritas?

Etiquetas: ,