Gold Level Reserve: Cuando todo lo que brilla es oro

El whisky, o mejor dicho, el buen whisky, es una bebida tradicionalmente asociada con la madurez del buen añejamiento, que suele tomarse puro, o campanearse en las rocas y, si acaso, con un poco de agua o soda. A mí me dicen whisky y me imagino a un señor grande, en pantuflas, enfundado en una bata de seda, sorbiendo su trago mientras lee The Economist en la biblioteca de su casa. ¿Te imaginas una escena más aburrida?
Así que ¿qué hace una marca de whisky cuando quiere penetrar un mercado como Miami, donde todo es una fiesta, y la gente se divierte tomando mojitos, margaritas y tragos hechos a base de vodka? Pues toma por asalto el icónico y súper kitsch The Cruz Building, en Coconut Grove, lo llena de gente bella con el taco de ojos de William Levy incluído,  y deja cuatro bares abiertos, para disfrute de los invitados.
Y eso fue exactamente lo que hizo Johnnie Walker Gold Level Reserve hace poco. El primer bar estaba ubicado en el foyer en el primer piso; el segundo, en la mezzanina; otro en el tercer piso y el cuarto en la azotea de The Cruz, al aire libre y bajo el cielo estrellado de Miami, para que quienes tuvimos el privilegio de asistir libáramos, mientras disfrutábamos de la brisa otoñal que refresca las noches de la ciudad.
En los cuatro bares, los invitados teníamos la opción de disfrutar de Gold Label Reserve y de las otras etiquetas de Johnnie Walkerseco, en las rocas, o con soda, y además de dos cocteles de colección.  Como soy una snob confesa de la "mixología", y de las que cree que a mayor calidad de los insumos, mejor el coctel, me fui por lo segundo. Opté por un coctel con un nombre loco: Penicilina. Y mi paladar, acostumbrado a las mezclas con ron, se llevó una grata sorpresa. A diferencia del vodka, que no sabe a nada, pero al igual que el ron, el whisky tiene un sabor definido y quien lo toma lo hace porque aprecia ese sabor.
Con Gold Label Reserve, una mezcla de whiskies de malta, Jhonnie Walker se ha propuesto crear un nuevo estándar de celebración, sacando un whisky ultra Premium de llos despachos y bibliotecas de los señores "importantes", para ponerlo en las discos y bares a donde van los adultos jóvenes. Si lo logrará, sólo el tiempo lo dirá. Por lo pronto comparto la receta del Penicilina, que a pesar del nombre no sabe a medicina y por el contrario es un coctel perfectamente balanceado y hasta refrescante. 
¡Salud!

Penicilina | Ingredientes para un trago
1 ¼ onzas de Johnnie Walker Gold Reserve Label
½ onza de jugo de limón fresco
½ onza de jarabe de miel de jengibre [2 partes de miel, 1 parte de jugo de jengibre fresco]
1 cucharada de bar de Lagavulin 16 años
Jengibre confitado para decorar

Preparación
Combina todos los ingredientes en una coctelera con abundante hielo y agita vigorosamente.

Cuela sobre un vaso corto con hielo.

Adorna con el jengibre confitado.

Fui invitada por Johnnie Walker Gold Level Reserve a asistir a esta fiesta. No recibí compensación económica alguna por escribir este post. Todas las opiniones aquí expresadas son mías.

Para imprimir la receta haz clic aquí.

¿Te gustan los cocteles con whisky?

Etiquetas: , , , ,