Receta de pimientos asados marinados en aceite oliva y ajo (porque cocinar es en Technicolor)

El lunes pasado fui a la American Airlines Arena, a ver ganar a los Miami Heat. Fue un juego en el que Chris Bosh anotó 32 puntos y en el que pude ver a Carmelo Anthony defender los colores de los New York Knicks. Como ven, me tomo muy en serio eso de ser una basketball mom.

Pero no vine a hablar de la NBA, sino de un enrollado de vegetales que me comí y de una receta de pimientos asados que les debía desde hace rato.
No he tenido tiempo de hacerme un wrap como el que me comí el lunes en la arena, pero sí voy a compartir esta delicia de pimientos tricolores asados.
Esta es una variación de mis pimientos asados, que hago con pimentones de tres colores que aso y luego marino en aceite de oliva con ajo crudo.
Son deliciosos y nunca faltan en mi cocina. Tienen un sabor dulce que me encanta. Y no me vas a negar que la presentación es una belleza.
Me sacan de apuro cuando me llega visita y los sirvo con pan fresco o tostado, e incluso sobre una ensalada verde a la que no hay que ponerle aderezo alguno, porque con el aceite de los pimientos basta. Espero que te guste mi receta.
Pimientos tricolores asados y marinados en aceite de oliva y ajo | Ingredientes para 2 tazas
2 pimientos (pimentones) rojos
2 pimientos (pimentones) naranja
2 pimientos (pimentones) amarillos
¾ de taza de aceite de oliva extra virgen
4 dientes de ajo rebanados lo más finamente posible
Sal marina gruesa

Preparación
Precalienta el horno a 350˚F.

Con la ayuda de una brocha o simplemente con las manos embadurna los pimientos, previamente lavados y secos, con un poco aceite de oliva.

Coloca los pimientos en un molde refractario (o en una bandeja de hornear galletas cubierta con papel de aluminio).

Lleva al horno y hornea de 45 minutos a 1 hora, hasta que los pimientos estén suaves.

Retira del horno y deja enfriar totalmente.

Con las manos, pela los pimientos. Descarta la piel, el pedúnculo y las semillas.

Corta los pimientos en tiras de ¼ de pulgada de ancho (más o menos medio centímetro).

Coloca los pimientos en un recipiente (yo los agrupé por colores), distribuye el ajo uniformemente y agrega un poco de sal.

Cubre con aceite de oliva. 

Refrigera tapado por lo menos una hora de servir.

Dependiendo de tu gusto, puedes descartar o dejar el ajo a la hora de servir. Estos pimientos saben mejor al día siguiente y se conservan bien en el refrigerador por unos 10 días.

Para imprimir la receta, haz clic aquí.

Esta receta la publiqué por primera vez en MamásLatinas.
¿Qué te pareció esta receta?

Etiquetas: , ,