Dónde comer en Miami: Quality Meats (donde lo cotidiano se hace extraordinario)

Quality Meats es un muy respetable restaurante en South Beach, en pleno Distrito Art Decó. Hermano del Quality Meats de Nueva York, en mi opinión debería llamarse Quality All. Punto. Allí nada es regular ni promedio. Y en cambio todo, incluyendo el servicio de primera, es supremo en este comedor donde el chef  Patrick Rebholz hace de maestro charcutero.

Allí, cura y ahúma sus carnes y hace salami, chorizo, coppa, sopressatta, salchichas, tocino de pato, y se da el lujo además de hacer su propio foie gras de ganso y de despachar unas 300 libras semanales de la mejor tocineta que haya probado en mi vida. 
De hecho, si me pidieran una razón para volver a Quality Meats, respondería, sin dudar y sin que me quedara nada por dentro: su tocineta servida con una jalea de jalapeño con manzana verde fresca, picadita con precisión milimétrica, y acompañada con una mantequilla de maní casera.
La comida que sirven es opulenta, por decir lo menos. Por supuesto, no es para quienes estén contando calorías. Aquí de lo que se trata es de comfort food, pero llevada a una dimensión en la que una crème brulée de maíz, que sirven como acompañante, caramelizada y con una pisca de fleur de sel, bien podría ser un postre.
Allí usted va, come y luego hace terapia para lidiar con la culpa que le produzca tanta abundancia de caloría junta. O si no, haga como yo, que digo que para un buen gusto, un buen susto y doy gracias a Dios porque no vivo tan cerca (así resisto mejor la tentación).
En el comedor principal, en lo que fuera el lobby del Hotel Bancroft, sobre el piso de granito con los diseños (originales, creo), sólidos y simétricos propios del Art Decó, una uva de playa es el centro de atención en un ambiente cálido y elegante al mismo tiempo, a una cuadra de la playa.
No me gustan las comparaciones pero creo que, salvo por la vista, Quality Meats no tiene nada que envidiarle a Smith & Wollenski (de hecho, Alan Stillman, uno de sus dueños, fue también dueño fundador de S&W). 
Fui a probar el menú con el que está participando en Miami Spice (hasta el próximo 30 de septiembre y de 6:00 and 11:00 pm, de lunes a domingo), y pude disfrutar de una cena memorable, que empezó con un Negroni, preparado con vermú mezclado en casa, mientras el chef Rebholz nos explicaba lo que comeríamos esa noche. 
Lo sigue fue nuestro banquete inolvidable:
Aunque no está en el menú de Miami Spice, creo que el chef Rebholz está tan orgulloso de sus embutidos, que nos envió el plato ¿o debo decir un carrusel? de charcutería, servido con pan al grill y que, en mi caso, hubiera sido suficiente para cenar con una ensalada y una copa de vino. 
Las entradas incluyeron unas vieiras selladas que se deshacían en la boca, servidas con un puré de ajo negro y hojas de apio; unas albóndigas de carne de res seca, de sabor bien definido; hamachi crudo y la tocineta de mis sueños. 
Todo, absolutamente todo, fue una delicia, pero si tienes que elegir, no lo pienses dos veces y pide la tocineta con mantequilla de maní y jalea de jalapeño. Se que la combinación de ingredientes suena rara. Pero es la-glo-ria. Lo digo en serio.
Con los segundos platos tuve un problema. Jamás había estado en un restaurante en el que las guarniciones compitieran tan descaradamente con los platos principales.
Probamos un filet mignon cocido a la perfección, unas costillas de cerdo con salsa de miel y lima y albahaca tailandesa, servidas con una hoja de menta; y unos  filetes de róbalo (branzino) con una costra crujiente y servidos sobre una salsa de queso crema ahumado. 
De nuevo, todo, absolutamente todo fue una delicia pero yo regresaría una y mil veces por la crème brulée de maíz y por los ñoquis con queso, y claro, luego iría a confesarme.
A la hora del postre probamos el Coconut Dream Bar y yo morí con una opción fuera del menú de Miami Spice: el Sticky Toffee Pudding servido con helado de higos, que bien vale el viaje.
Si me pidieran que definiera la cocina de Quality Meats, diría que es como la comida de antes, pero con un toque moderno, donde lo cotidiano se transforma en algo extraordinario e incluso en una extravagancia. 
Quality Meats
1501 Collins Ave, Miami Beach, FL 33139
+1 (305) 340-3333
Fui invitada a cenar por Quality Meats para probar su menú para Miami Spice. No recibí compensación económica alguna por escribir este post.

Gracias por compartir este post. Te invito a que también me sigas en FacebookInstagramPinterest y Twitter

Etiquetas: , , , , , ,