Cómo encontrar la felicidad en los detalles más pequeños

Siempre he creído que la felicidad se puede encontrar en los detalles más pequeños. Si me preguntan a qué sabe el verano, diré que a tomates, sandías (patillas), melones y mazorcas de maíz. En Estados Unidos esos cuatro alimentos simbolizan, como ningún otro, las cosechas de la estación que está por terminar.
Las imágenes que ilustran este post son cuatro estampillas de correo, emitidas por el Servicio Postal de Estados Unidos en julio de este año. Inspiradas en las etiquetas y avisos de productos agrícolas de los siglos XIX y XX, celebran la creatividad del hombre y los colores del verano y demuestran que, ciertamente, la belleza está en todas partes.
Hacia finales del siglo XIX, desde las zonas agrícolas los ferrocarriles recorrían el país, de costa a costa, cargados de frutas y verduras. Etiquetas hermosas y a veces caprichosas, evolucionaron a partir de una simple necesidad: identificar el producto dentro de cajas de envío.
Los diseños de etiquetas se hicieron atractivos y coloridos, en lo que sin duda fue un medio de expresión artística y una forma temprana de publicidad, que evidenciaba como los productores competían entre sí para hacer de sus productos los más memorables.
A las imprentas les pedían etiquetas llamativas y estas empleaban a sus mejores artistas gráficos para crear diseños con lemas ingeniosos y estilos inusuales. La historia vuelve a repetirse: las imágenes vintage que hoy comparto fueron diseñadas por Michael Doret, especialmente para el Servicio Postal y me gustan tanto que sería capaz de reproducirlas y ponerlas en marcos de madera para que me alegren la vida en mi cocina.
Gracias Roy Betts, oficial de Comunicaciones del Servicio Postal de Estados Unidos, por hacerme llegar esta maravilla que evidencia como los pequeños detalles hacen la diferencia y como algo tan sencillo como una estampilla de correos también puede ser una obra de arte. En particular, a mí me hicieron reflexionar sobre el cambio de estación. 

Ya las temperaturas comenzaron a bajar y aún aquí en Miami, con su sempiterno clima semi tropical, calor húmedo y torrenciales aguaceros, el verano parece despedirse, tímidamente eso sí, para darle la bienvenida al otoño.

¡Feliz Semana!
Gracias por compartir este post. Te invito a que también me sigas en FacebookInstagramPinterest y Twitter 

Etiquetas: , , ,