Deadpool: Porque el amor todo lo puede y lo cura

Foto cortesía FOX Movies
Deadpool. Agarra a un agente especial, Wade Wilson (Ryan Reynolds), un mercenario con una vida tan dura como sucia su boca. Haz que se enamore de Vanessa (Morena Baccarin), una prostituta con una vida tan o más torcida que la suya. Y asegúrate de que cuando estén a punto de redimirse gracias a la fuerza de amor que encuentra en el buen sexo su mejor expresión, venga “el cáncer” y ¡plop! lo arruine todo.
Es entonces cuando el anti héroe de la película se convierte en un súper anti héroe: un tratamiento extremo buscando la cura para “el cáncer”, lo transforma en un súper dotado cuyas células se regeneran por fuerza de una mutación que también hace que parezca el sobreviviente de una quemadura de tercer grado.

Y a Wade no le queda más remedio que convertirse en Deadpool y andar por la vida enmascarado, enfundado en un traje de Spandex de apropiado color rojo sangre así esconde mejor cualquier mancha del viscoso fluido, que corre a borbotones durante toda la película, sediento de venganza.

No quiere salvar el mundo. No. Lo de Deadpool, es darle de su propia medicina a quienes le desgraciaron la apariencia y se metieron con Vanessa. Contra esos no tiene misericordia. Y si no fuera por lo enamorado que está, y por la amistad que le une a Weasel (T.J. Miller) o el afecto que le profesa a Blind (Leslie Uggams), se diría que Deadpool es un sociópata.

Con tanta sangre y efectos especiales, me pasé la mitad de la película tapándome los ojos. El resto me lo pasé desternillada de la risa. Ya desde el comienzo cuando nos presentan a los personajes, a sus creadores (Fabian Nicieza y Rob Liefeld), a los guionistas (Rheet Reese y Paul Wernick), al director (Tim Miller) y a los productores de la película Simon Kinberg, Lauren Shuler Donner y Ryan Reynolds (quienes se auto denominan ‘los verdaderos héroes’), sabe uno que lo que viene es risa y entretenimiento del bueno.

La actuación de Reynolds me hizo recordar al Jim Carrey de La Máscara. Reynolds es un comediante de primera y sus bromas y comentarios inteligentes y sarcásticos no tienen desperdicio y son el hilo conductor de la película.  

¿Qué sí dicen muchas malas palabras? Pues claro que las dicen y ¿qué esperabas de un desgraciado mercenario? Claro que hay tantas malas palabras como balas. Pero te digo más: nunca escuché tantas veces the f… word sin que me molestara.

Por eso creo que Deadpool, que se estrena mañana viernes 12 de febrero, será un éxito de taquilla (esperan recaudar $65 milllones sólo durante este fin de semana) y seguro que Marvel ya estará pensando en la secuela.

Pero además no pudieron esperar mejor momento para estrenarla: aderezada con una banda sonora de colección, incluyendo entre otros Angel of the Morning interpretado por Juice Newton y Careless Whisper por Michael GeorgeDeadpool es sobre todo una historia de amor y de cómo el amor todo lo puede y lo cura. 
Mira el tráiler:
Gracias por compartir este post. Te invito a que también me sigas en FacebookInstagramPinterestTwitter y Youtube

Etiquetas: